ÁLORA

(MÁLAGA)

FENICIOS, ROMANOS Y ÁRABES CONSTRUYERON EL BIEN PATRIMONIAL MÁS PRECIADO
Álora emerge del río Guadalhorce salpicada de fértiles tierras que convierten el paisaje en un vergel de ricos sabores y aromas inconfundibles. Numerosos pueblos se han asentado en estas ricas tierras, dejando su impronta en monumentos que guardan la memoria de Álora.Paseando por el laberinto sinuoso y empinado de sus calles y plazas, descubriremos un vasto patrimonio histórico-artístico, que esconde rincones donde historia y tradición se dan la mano.

Fenicios, romanos y árabes construyeron el bien patrimonial más preciado, desde el cual se divisa todo el Valle del Guadalhorce, el Castillo. Situado en lo más alto del cerro de las torres, ha sido testigo de cuantos acontecimientos han ocurrido en el municipio.

La iglesia de Ntra. Sra. de la Encarnación, una de las más grandes de toda la provincia, impone al visitante por su portentosa fisonomía. El Museo Rafael Lería, guarda en un edificio del siglo XVI la memoria histórica de Álora. Otros monumentos por los que pasa nuestra ruta son; el Molino-Aljibe del Bachiller, la iglesia de la Veracruz o el monumento a la faenera.

A las afueras del pueblo conoceremos la iglesia del antiguo Convento de Flores, donde en un precioso camarín dieciochesco, la patrona de Álora, imagen del siglo XVI, nos recibe.

La ruta además está llena de historias, anécdotas, curiosidades y personajes ilustres, que hacen que el turista tras pasar por Álora, se quede maravillado de un pueblo que sabe acoger a sus visitantes, mostrándole sus más apreciados bienes conseguidos a base de la experiencia y buen hacer.

Duración de la ruta: 2h. aprox. dependiendo de las visitas a monumentos concertadas

Share This