ARCOS DE LA FRONTERA

(CÁDIZ)

PRECIOSO PUEBLO, CONSIDERADO UNO DE LOS MÁS BELLOS DE ESPAÑA

Puerta de entrada a los llamados pueblos blancos de Cádiz, Arcos de la Frontera es un precioso pueblo, considerado uno de los más bellos de España. Enmarcado entre parajes naturales que lo embellecen aún más, se alza en lo alto de un tajo sobre el río Guadalete.

El mayor encanto de este pueblo, es perderse por sus estrechas y empinadas calles, que serpentean la accidentada orografía donde está enclavado su Casco Antiguo, declarado Conjunto Histórico Artístico.

De aire morisco y medieval, flanqueado por murallas, nos encontraremos grandes iglesias, antiguos conventos, casas palaciegas con balcones de hierro forjado y viviendas populares con deslumbrantes paredes encaladas y patios interiores repletos de plantas.

El empedrado de sus calles nos irá llevando por lugares como la Plaza del Cabildo, una de las zonas más animadas y en la que encontramos monumentos como el Ayuntamiento, la Basílica de Santa María de la Asunción, el Parador de Arcos de la Frontera y el Castillo.

Una ciudad que se asoma a un tajo tiene que presumir de miradores sobre el mismo y Arcos de la Frontera presume de muchos, como el mirador de San Agustín o el de los Abades, pero destaca por sus impresionantes vistas del tajo y el río, el Balcón de la Peña.

Nuestra visita no puede terminar sin degustar la famosa gastronomía de este bello pueblo, repleto de bares, tascas y restaurantes donde saborear el interior Cádiz.

Así mismo, el centro histórico está lleno de comercios donde adquirir productos típicos de la zona y souvenier de recuerdos.

Share This