SETENIL DE LAS BODEGAS

(CÁDIZ)

LAS CASAS SE AMOLDAN AL TERRENO ABRUPTO SOBRE O BAJO LAS ROCAS
Setenil, parte de la ruta de los Pueblos Bancos de Cádiz, tiene una belleza inusitada donde su principal atractivo es pasear por sus calles.  A pesar de ser un pueblo pequeño fue pieza clave en la reconquista cristiana por su inexpugnable fortaleza situada en un punto estratégico entre diferentes provincias.

El río Guadalporcún forma un escarpado tajo que le ha conferido esa imagen tan característica a Setenil de las Bodegas, donde la piedra se confunde con las paredes de las casas. No son casas excavadas sino que se aprovecha el cobijo de estas formaciones rocosas para techos o paredes de las casas del pueblo.

El pueblo se conoce caminando por sus calles y dejándose llevar por ese sentido espacial tan característico que lo hace único. Su entramado urbano desciende desde el Castillo o Fortaleza Nazarí del siglo XIII compuesta por el alcázar, una torre del homenaje, la medina, baños, mezquita y corocha-mina. Todo este recinto está rodeado por una muralla de más de 500 metros, además destaca por ser de las pocas estructuras de este estilo que aún conservan todo su esqueleto urbano medieval.

Las casas se amoldaron al terreno abrupto sobre o bajo las rocas, creando una fotografía espectacularen el que aparecen cuevas, calles a diferentes alturas y numerosos rincones especiales.

Pero si por algo es también conocido es te pueblo es por su turismo gastronómico. Son muchos los turistas que quieren saborear sus tradicionales recetas elaboradas con productos autóctonos de la zona y que se realizan artesanalmente desde tiempos remostos.

Share This